jueves, 16 de febrero de 2012

Catástrofe.

Se cierran los ojos mientras pasan las notas de aquella canción de fondo. Aquella que hace daño, que hace perder el sentido de la historia. Pero mantengo cada historia intacta. Porque cada una es verdadera. Real. Independientemente de que sea triste o sea ridícula.
Claro que sí. Cambiaría el universo por un grano de arena y el mar, por un vaso de agua. Pero bajo la vista, y veo la línea de luz que atraviesa la cinta que tapa mis ojos. Y dejo de cambiar imposibles, para coger la opción de no aprender con cada chasco. De ponerle freno a todo esto. De no saltar con el coche en marcha y seguir sobreviviendo. Pero, no quiero sobrevivir si eso significa que en algún momento tengo que estar en peligro.
No quiero vender a ninguna catástrofe más.

c,gonzález

2 comentarios:

  1. A mi me suele enamorar cada una de tus palabras.
    ¿Cómo pones las pestañitas esas de arriba del blog?

    ResponderEliminar
  2. Me encanta!!! pero nada de catástrofes o dramones, ehh!! :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Sentir, pensar y escribir. Adelante :)

Pásate por:

Cris González/Blog © 2010. Tema Sencillo. Con la tecnología de Blogger.