viernes, 16 de marzo de 2012

Una vez más.

Andaba por las calles desorientadas de mi vida. mientras mi cuerpo jugaba con mi mente. y mi mente giraba de manera desorbitada. trescientos sesenta grados en punto muerto. que me hacían no entender por qué tantos altibajos, por qué tantos desengaños. odiaba decir una vez más a todo lo que no me salía bien. a todo eso que empecé a creer y que al poco se derrumbaba sin avisar. preguntándome el qué, de hasta lo más insignificante. qué donde quedaba todo lo que yo había construido, qué porqué una de cal y otra de arena, qué  por qué tenía que sobrevivir a tantas curvas. rechazaba tener que respirar lo más hondo posible en cada salto, o tener que cerrar los ojos en cada obstáculo. sin apenas respuesta. sin recompensa. solamente yo, y un soplo de impulso. el necesario para aceptar que el límite no estaba dispuesto a ceder unos centímetros, y que de nuevo empezaba a contar de cero.
c.gonzález

8 comentarios:

  1. really nice blog you have here, dear :))

    xoxo

    http://www.flirting-with-fashion.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. El límite depende de nosotros y no al revés. Si lo ponemos en su siitio, comprenderá que quien manda somos nosotros.

    Besazos guapa, os echo de menos, pero no llego a más :)

    ResponderEliminar
  3. Todo depende de ti... así que... simplemente decirte: Que la fuerza te acompañe :)

    Un beso muy fuerte, guapi

    ResponderEliminar
  4. En eso consiste en la vida, en hacer y deshacer, intentar, ganar y perder, en seguir cayéndonos todo el rato. Qué aburrido sería si no.

    ResponderEliminar
  5. A veces me gustaría teneros más cerca, son tantas maneras de pensar, que igual complementarían. Gracias :)

    ResponderEliminar

Sentir, pensar y escribir. Adelante :)

Pásate por:

Cris González/Blog © 2010. Tema Sencillo. Con la tecnología de Blogger.