sábado, 24 de septiembre de 2011

Soberbio.

Soberbio. Fulminan connotaciones ridículas de mi imaginación, esas que no transcienden más allá de una realidad difícil de creer. De esa monotonía, llena de kilómetros de carretera gris. De paisajes verdes. De montañas marrones. Doce horas de cielo azul. Doce horas de cielo negro. Luna llena, nubes y sol. Día tras día. Días iguales. No lo creo. Inapetentes. Intrascendentes. Negación. Intrínseco teatro de caras sonrientes. Improvisa. Deja de caminar por el borde. Un día saltaremos todos. Ese que tú decidas andar recto. Asegúrate con antelación. No cambies los días de tu calendario. Es un consejo. No adelantes el reloj continuamente, un día dejará de funcionar. Dejemos de llenar nuestra  mochila con esas palabras. La mayoría son absurdas.
Yo abandono. Supongo que con razones suficientes.
c.gonzález

7 comentarios:

  1. Los dias son monotonos y mas con cosas de hacer y cumplir, tambien podemos alterar su orden, pero cambiar de ámbitos nunca esta de mas con actividades nuevas que nosguste un besito :p

    ResponderEliminar
  2. La monotonía suele hacernos sentir mal, pero a veces no es tan mala. Cualquier cosa que se salga un poco de lo normal es mejor, más brillante e interesante. A todo hay que verle su lado bueno, no? Besos :)

    ResponderEliminar
  3. JAJAJ, barbaro lo de tus dedos (:
    Te pasas?. Me agrado tu blog.
    http://gritandomuda.blogspot.com/
    Un beso, te espero ahi ♥

    ResponderEliminar
  4. Nunca hay razones suficientes para abandonar. En un ring, hay que levantarse aunque el oponente pegue fuerte. En esta vida, hay que luchar aunque nos pongan tropecientos obstáculos.

    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  5. Te dejé un premio, en mi blog. Si lo quieres, pásate ;)

    ResponderEliminar

Sentir, pensar y escribir. Adelante :)

Pásate por:

Cris González/Blog © 2010. Tema Sencillo. Con la tecnología de Blogger.